Una reflexión para las mujeres

El otro día tuve la suerte de coincidir un ratito con una alta directiva de una gran empresa en España.

Por alguna razón empezamos a hablar de su trabajo y de su trayectoria profesional y la verdad es que ese rato fue para mí una auténtica lección inesperada.

Me contó varias cosas que me gustaron muchísimo pero en concreto hubo una que me hizo reflexionar y que tenía ganas de contaros hoy.

 Ella es una gran defensora del papel de la mujer en la empresa y de la gran capacidad que tienen muchas de ellas, y que a veces no aprovechan. Al hablar del desempeño de las mujeres y de sus dificultades, sin negar que las élites están gobernadas por una cultura “machista” en cuanto a que los grandes puestos en general los ocupan hombres y así se practica en la mayoría de los casos, también ella abrió una perspectiva que yo no conocía. Me dijo que muchas mujeres se frenan directamente antes de intentar nuevos retos. Es decir, que teniendo todas las posibilidades, capacidad y opciones, no aceptan, porque les frena su papel como madres de familia, por ejemplo, y a veces, es totalmente compatible.

Por cómo somos las mujeres, (ella dice que ni peores ni mejores que los hombres en el trabajo) vemos los problemas antes de empezar, y al final quizá esos problemas pueden no llegar nunca o se pueden ir resolviendo poco a poco.

Propuso un puesto importante para una mujer que trabajaba con ella, y a la cual veía muchísima capacidad, una mujer con cuatro hijos. Dijo que no.

Y ella, (ya querrían muchas una jefa así, la verdad…) insistía:

– ¿por qué no?,

– porque tengo cuatro hijos.

– ¿Y?

–  pues que no puedo viajar

– ¿pero cuánto no puedes viajar?

 Aceptó y me contaba que es una trabajadora excepcional, que viaja de vez en cuando, da todo en las horas que está en la oficina, pero no falta a ningún médico, ni a ninguna fiesta del colegio de sus hijos y que está en casa con ellos por las tardes.

 Sé que esto es muy difícil de conseguir, claro. Tienes que tener una jefa/jefe que apueste por ti y entienda que además de trabajadora eres madre, o sencillamente tienes una vida fuera de la oficina (hay a quien le cuesta creerlo, aunque parezca mentira). Esto no le pasa a todo el mundo… Y que por otro lado, este tema es muy personal. Hay quien decide dejar de trabajar para estar con sus hijos, quien prefiere trabajar, quien querría lo uno pero tiene que hacer lo otro por necesidad… No me meto ahí.

 A lo que yo voy con esto es que a veces nos puede pasar que nosotras mismas nos estemos frenando y seamos más que capaces de conseguirlo. No digo sólo en el ámbito profesional, sino en todos.

 Os confieso que muchas veces me preguntan cómo me da tiempo a todo: familia, trabajo, musical, blog, cenas en casa con amigos, planes… (Aunque mi primera contestación es que NO ME DA, porque siempre tengo la sensación de no llegar bien a nada), si lo pienso, es verdad que hago muchas cosas y creo que es porque las intento todas y en general voy resolviendo los problemas según aparecen. Me cuesta decir que no antes de intentarlo, a lo mejor esa puede ser la respuesta a la pregunta.

Bueno, os cuento esto con todo el respeto del mundo, pero por si algún día os veis en la ocasión de usar esta reflexión, porque, aunque a veces lo que somos es realistas, pero también yo creo que puede ser bastante real y hay mucho talento oculto ¡y mucha necesidad de que salga para fuera!.

 ¡¡¡Muchos besos!!!

Ah!!! Último día ya para el sorteo de 100€ de carne en Organizados… Estás a tiempo hoy de participar. Si quieres, pincha aquí y sabrás cómo hacerlo. ¡¡Mañana sabremos quién es el afortunado/a!!.

Anuncios

Un pensamiento en “Una reflexión para las mujeres

  1. No sabes qué bien me viene este post tuyo. Soy mujer, madre de un hijo al que espero algún día dar más hermanos y actualmente estoy en una situación en mi trabajo de empezar a coger las riendas del negocio familiar. Un despacho de abogados dirigido por mi padre durante más de 30 años y con 2 sedes y 18 personas. Me queda mucho por aprender pero tengo ganas e ilusión y un buen equipo. A las 18:30 estoy en casa para estar con Álvaro. Muchos besos y reflexionaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s