Claves para no morir en una MUDANZA

Este post lo he escrito en colaboración con un grupo de amigos. Somos una pandilla formada por 18 amigos, de los cuales, en los últimos meses nos hemos mudado 13. Muy fuerte y muy casual. Las familias crecen, las necesidades cambian… no sé qué es pero algo pasa, porque la gente se está mudando.

entre ellos los H&B que en febrero estrenamos nueva casa. Cuando nos dimos cuenta de que Martina se avecinaba y que no sabíamos dónde meterla a ella ni a sus cosas, empezaron los movimientos. Y bien sabe la gente que a mí cuando se me mete algo entre ceja y ceja……. En tres meses estábamos estrenando hogar, dulce hogar.

Así que haciendo un mejunje ordenado de ideas aportadas por esta pandilla mudancera, ahí va el post de hoy con las CLAVES PARA NO MORIR EN UNA MUDANZA.

PASO PREVIO: Alquilar o vender tu casa.

– Si la casa donde vives actualmente es tuya (o del banco) y tienes que ponerla a la venta o en alquiler, haz unas buenas fotos. Lo primero es meterle un repaso importante de orden, despejar y luego elegir el día y la hora más soleada para fotografiar las distintas habitaciones. No cuelgues fotos borrosas, oscuras, o poco apetecibles. Las fotos serán el escaparate que atraerá a tus clientes.

Cuélgalas en portales inmobiliarios de internet. (Idealista, fotocasa…) y luego mueve los links por todos tus grupos de whatsapp y contactos. El boca-boca, o boca-oreja como se dice ahora, o el tecla-tecla en este caso… jejeje, funcionan de miedo.

PASO SIGUIENTE: Buscando casa nueva.

– Métete en esos mismos portales, haz una búsqueda con filtros en la zona y precio que quieres, y ponte alertas para que te avise de los nuevos anuncios con tus requisitos. Las casas interesantes suelen volar, aquí el que no corre, vuela. Si te interesa una, ve a saco y no lo pienses.

– Ten en cuenta que si el anuncio es con inmobiliaria, tendrás que pagarles un mes de alquiler a ellos, más IVA, a fondo perdido. Esto duele y mucho, pero son lentejas….

Y LLEGÓ EL MOMENTO: La mudanza.

– A la hora de contratar la mudanza:

                – Si te has entendido bien con tus inquilinos, ved la posibilidad de contratar las dos mudanzas con la misma empresa, y pedirles reducción de precio. Yo lo hice así y funcionó.

Pedid varios presupuestos, es increíble la diferencia de precio que hay entre unos y otros, y no siempre los más caros son mejores.

– A los que van a daros presupuesto, decidles que se lo estáis pidiendo a varios, esto les anima a bajarlo un poco… 😉

– Contratad mudanza en la que os hagan todo, cajas incluidas. Este es un consejo aprendido con la experiencia.

Como me dice Silvia, la contratación de la mudanza va acorde con la edad. Cuando eres más joven te alquilas una furgo, invitas a cañas a tus hermanos y amigos y el plan mudancero se convierte en un planazo. Un poco menos joven contratas mudanza sólo de muebles, las cajas las haces tú, y después de arrepentirte eternamente, te dejas la diferencia en fisios. A la tercera mudanza va la vencida y contratas una en la que les abres la puerta, les das los buenos días y te vas a hacer joggin mientras ellos sudan la gota gorda. J Ésta es la mejor opción, sin duda.

Los días antes de mudarte:

ORDENA, DONA Y TIRA. Fundamencual. No tiene nada que ver una mudanza cuando lo que sacas de las cajas en la nueva es ya para ordenar. Reduces el trabajo de después, donde estás desubicado y sin muchas fuerzas. Aquí empezarán los desacuerdos matrimoniales entre qué es básico quedarse y qué no, qué es una joya de la corona y qué no, qué es herencia de tu abuela y que la dentadura postiza de tu abuela no te la compran en las tiendas de antigüedades. Ánimo con esta tarea.

Hazte un kit básico: esto es como si te fueras de viaje tres días. Maletita con ropa para dos o tres días, higiene, sábanas y toallas. Parece básico pero no lo es. O para mí no lo fue, y nos estuvimos yendo a dormir a casa de mi hermano tres días hasta que aparecieron las sábanas. J. Mete también tarjetas sanitarias, documentos importantes, etc. (Incluso los pasaportes, dice Silvia, nunca se sabe cuándo hay que irse a Brasil. Jajaja).

– De las cosas muy frágiles encárgate tu mismo. No se puede pretender que se acuerden de que aquella caja lleva la vajilla buena de tu boda. Craso error en mi caso, y consecuente bajón al sacarla.

– Entérate de cómo van los cambios de titular en los suministros. Esto es la pera limonera, y hasta que está todo correcto y puedes dejar de devolver los recibos del inquilino anterior, pasan varios meses.

– El día de la mudanza:

Piensa bien qué día de la semana es mejor: si te dan dos días por mudanza en la empresa, mejor un jueves. Si te dan uno, mejor viernes. Pero que esté unido al fin de semana, porque así haces todo del tirón.

ÁNIMO!!!! PACIENCIAAAA!!!!! ALEGRÍAAAAA!!!! Da igual, tendrás bajón dígate lo que te diga. Y pena por dejar tu casa antigua y todos esos sentimientos que más afloran cuando estás cansado y con incertidumbre.

COLOCA A LOS NIÑOS. Ese día y los dos siguientes por lo menos. Déjate, ya desayunaréis juntos el resto de vuestras vidas en la casa nueva. 😉

– Pon carteles en las habitaciones de la antigua y que se correspondan con las habitaciones de la nueva. Que sepan que las cajas y los muebles de la habitación 1, van a la 1 de la nueva casa.

Piensa en la comida y cena de ese día. Tenlo previsto, porque hay que tener energía. Y si tienes una coca cola para los mudanceros pues mejor que mejor.

– Posteriores días:

Más ánimos, paciencia y alegría.

Tira de amigos y hermanos para ayudar. A montar muebles, a cuidar niños, a deshacer cajas…. Para eso está la gente que te quiere. Ya les ayudaréis vosotros cuando les toque.

Quita cajas de en medio, agrúpalas todas en algún sitio, para ir despejando habitaciones y que no toda la casa esté invadida. Esto quita mucha paz.

– Y una máxima, me dice Myriam. Las cajas que no has deshecho en un año, las puedes tirar directamente. No necesitas lo que contienen. Y es verdad.

Bueno, amigos. Si no os he quitado ya las ganas de mudaros y seguís palante, espero que estas ideas os ayuden un poco. A mí algunas me habrían venido muuuuy bien….

¡¡Cajas de besos para todos!! 😉

Anuncios

2 pensamientos en “Claves para no morir en una MUDANZA

  1. Nosotros nos mudamos a finales de Marzo. Otro consejo: nada de mudanzas a dos semanas para dar a luz. Fue mi caso y acabé agotada aunque mi marido hizo el 80% del trabajo y efectivamente contratamos unos mudanceros de esos que se encargan de casi todo. A Álvaro le encasquetamos en casa de mi prima que con 4 niños y el 5 en camino tienen juguetes para aburrir. Tbién hice lo de la maletita con cosas personales. Eso de que un tío de 90×90 te guarde la ropa interior no mola ;-). Pero no fui tan organizada con las comidas así que ese finde fuimos a por comida para llevar 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s