Soy una súper héroa

Hoy me he dado cuenta de que soy una súper héroa. Este es un llamamiento a los reclutadores oficiales de súper héroes (Furia, esto va por ti) para avisaros de que lo he descubierto, SOY UNO DE ELLOS.

Ayer por la tarde iba por la calle andando tranquila, una calle bastante animada. En un momento dado di un traspiés. Llevaba un pantalón ancho y mi pie derecho entró en la pata del pantalón del izquierdo, se quedó enganchado y como yo ya había dado el paso, al intentar apoyar no había pie para hacerlo y comencé un ligero descenso, que con la inercia pilló velocidad para acabar en doble salto mortal con caída libre final y desplomamiento de todos mis no escasos kilos de peso a lo largo de la gallega acera en la que me encontraba.

Y fue ahí donde lo descubrí. Imagino que los demás súpers habrán pasado por algo parecido, sin querer uno de sus hijos se va a caer y alargan el gadgetobrazo para recogerlo y se dan cuenta de que lo estiran como 3 metros, o sin querer activan la invisibilidad para ir al baño en casa sin que le sigan todos sus churumbeles, o cuando le lanzan la zapatilla a un hijo ésta  vuelve a su mano una y otra vez. Ahí es cuando lo descubren. Pues lo mío fue ayer.

La piña que me pegué fue de videos de primera. Todos os habréis caído alguna vez y sabréis que en el momento (dos segundos) en el que asumes que vas a estamparte, buscas la manera de evitar hacerlo, apoyas las manos, te pones de lado, o simplemente no reaccionas ante el susto que tienes encima.

Pero yo no.

Tom Cruise y todos los de su calaña, cuando están persiguiendo a los malos, caen mirando hacia un lado y otro y durante la caída disparan a los tres villanos que le persiguen y justo les da en el entrecejo. Pues yo también tengo esa capacidad.

Pongan en su cerebro la cámara lenta y vean a Palu cayendo. Durante la caída, ante la situación tan ridícula que estaba viviendo, me dio tiempo a mirar a la izquierda, a la derecha, adelante y atrás para ver si alguien estaba viendo la escena. Ya en el suelo, activé la súper velocidad porque en tres milésimas de segundo estaba de pie otra vez con cara de “aquí no ha pasado nada, si lo he hecho aposta”. Y luego, con el pantalón roto y sangre cayendo por mi rodilla conseguí seguir sin cojear sonriendo a derecha e izquierda, como si no me temblaran todos los músculos del cuerpo y como si no tuviera una herida gorda en la pierna y otra más grande todavía en mi dignidad. Vamos, que soy súper héroa, porque cuando te haces un cortecito en el dedo con una hoja de una revista te escuece que te mueres y hasta te pones una tirita, y yo soy como ellos, los súpers, que les pegan tres disparos, les pilla un tren y caen por un barranco y se levantan y siguen como si nada.

Así que aquí estoy, me pongo a su disposición, señores dirigentes. Si quieren que me enrole, me enrolo, dispuesta a hacer el bien por el mundo. Eso sí, les pido que no me hagan bajar gatitos de árboles, que tengo alergia, eso que lo haga Mr. Increíble. Y por favor, pongan en mi traje una capa muy larga que me tape la trasera.

Y lo último, si quieren grabar la tercera peli de Los Vengadores, estoy libre en agosto. Y si está Thor, lo hago gratis, ¿eh?.

Ala, estoy oyendo una sirena de policía, os dejo que tengo que cumplir con mi deber.

Fdo. SP (Súper Palu)

P.D. No sé si el calor este me ha cocido el cerebro, creo que un poco sí, ¿no? 🙂

Anuncios

5 pensamientos en “Soy una súper héroa

  1. Buenooooooo! Acabáramos! Hoy comentándole con Lu y solo con leer el título nos dijimos:” y ahora se enteraaaaaa!”
    En el metro, lo he leido tranquilamente y me he ido riendo sola! Me imaginaba totalmente la escena!
    Muakkkkkk

  2. Jajajajajajajaja te he visto claramente . Creo que por un momento he ejercitado abdominales desconocidos, de reírme .
    Yo he llegado a cruzar una avendida de 4 carriles con un tacón metido en un pantalón de campana sin caerme pero llegue al otro lado sin tapa del tacón, sin un pelo en su lugar de origen y con el cuello con más espacio ínter vertebral pero eso si de pie y sonriendo. La dignidad por encima palu!!!!

  3. A mi me pasó lo mismo de paseo con Álvaro cuando tenía tan solo 4 meses. Le llevaba atado solo de abajo en la silla del bugaboo. Al tropezar por meter el pie derecho en la pata izquierda del pantalón, me agarre con fuerza al bugaboo. Resultado? Yo de rodillas en el suelo y Álvaro salvado por la barra negra que lleva el bugaboo encima de la silla….

  4. jajaja, que risa, acabo de descubrir este blog y me estoy partiendo de risa con los post
    me encanta
    qué gozada tu buen humor y tu vitalidad
    yo tengo cinco hijos y a veces se me cae la casa encima, por eso con 8, te admiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s