RECOMENDACIONES URGENTES PARA LA PISCINA

Llegó la temporada de piscina y con ella mi obsesión absoluta.

Hace ahora 5 años, mi hija Lucía, que tenía 4 años, volvió a nacer. Este es uno de esos post que no son muy agradables de leer, ni de escribir, se me agita la respiración mientras lo hago, pero por si puede ayudar a alguien en algún momento, me sentiría inmensamente feliz de haberlo hecho.

Yo estaba en casa, con mi rubitina que tenía un mes y medio. Le estaba dando el pecho y hacía tanto calor que la chica que me cuidaba a los niños se adelantó para ir a la piscina con los 5 mayores.

Cuando llevaban un rato allí, vi por la ventana como una amiga mía, Isa, venía corriendo hacia mi casa. Yo estaba hablando por teléfono con Muju y fui a la puerta. Abrí y me la encontré muy nerviosa, sólo decía: “Lucía, Lucía”. Yo me quedé paralizada. Sabía al verla que era algo gordo. Y le preguntaba: “¿pero está viva?”, y ella no contestaba. Mi marido lo escuchaba por el teléfono, el pobre, sin saber. Yo estaba mareada del shock, quería correr pero no podía. Le dije a él que viniera y colgamos. Ese día los radares debieron flipar con su coche.

Cuando estaba llegando a la piscina vi salir a otro amigo con Lucía en brazos. Estaba absolutamente gris y totalmente ida. Habían llamado a una ambulancia pero nos subimos al coche y nos fuimos corriendo al centro de salud y de allí nos mandaron al hospital, donde estuvo tres días ingresada hasta que se le estabilizó todo en los análisis.

Sigo dando gracias a Dios cada día, increíblemente todos los días se me viene a la cabeza cuando le doy un beso de buenas noches y aprovecho para dar gracias por el regalo que me hicieron aquel día.

Lo que yo no vi y es lo que os quería contar, fue lo que pasó. Lucía era una niña muy prudente, no sabía nadar bien y siempre iba con sus manguitos puestos. Ese día, uno de los manguitos estaba pinchado. No voy a dar muchos más detalles de cómo fue el asunto, sólo diré que el socorrista no consiguió reanimarla y que si no llega a ser por una enfermera que estaba allí en la piscina, no estaría escribiendo esto. No tendré nunca suficientes palabras de agradecimiento para ella y para María, la niña que dio el aviso. Y de disculpa para Isa, María, Álvaro y todos los vecinos que lo vivieron, por no haber estado yo allí vigilando. Y para Clemi, la chica que estaba con ellos, que nunca les quitaba un ojo de encima y tuvo la mala suerte de tener que vivir esa situación.

Actualmente cualquier parecido con un rato de relax para mí en la piscina es pura coincidencia. No les quito ojo, ni un segundo. No puedo ni sentarme, ni leer, ni jugar a las cartas, ni nada que no sea mirarles y hacer recuento continuamente.

Os cuento algunas claves sobre todo esto:

– Vigilar bien cualquier elemento que les haga flotar: flotadores, manguitos, churros, etc. No son seguros. No os confiéis.

Hay que estar siempre mirando a los niños. En la piscina había un socorrista vigilando y no se dio cuenta de lo que estaba pasando.

Si se da la mala suerte de que se sumergen por lo que sea, aunque sean 15 segundos, llevadles a que les vean. Pueden haber respirado agua y tenerla en los pulmones.

– Si pasa algo y se pegan un susto, volved a meterles rápidamente en la piscina, de manera controlada. Que no cojan miedo.

Si han cogido miedo, MUCHA PACIENCIA CON ELLOS. Cuando le dieron el alta a Lucía, al llegar a casa nos fuimos directamente a la piscina. Se metió encantada conmigo, nos sorprendió mucho. Y fue el verano siguiente cuando apareció la fobia. Han sido cuatro años luchando contra ese miedo, llorando todos los martes porque los miércoles había piscina, con una profesora de natación en el cole totalmente volcada en ella. Este año es el primero que empiezo a verla tranquila, aunque no sale de la zona donde hace pie. Poco a poco.

En fin amigos, gracias a Dios hubo un final feliz en esta historia. Gracias a todos los que lo hicisteis posible.

Anuncios

14 pensamientos en “RECOMENDACIONES URGENTES PARA LA PISCINA

  1. Gracias Palu por tu afán de ayudar, aunque esto te cueste un sufrimiento adicional!
    A mí, que lo viví de lejos, se me llenan los ojos de lágrimas solo con recordarlo! Qué angustia! Gracias a Dios que todo acabó bien!
    Muakissss gordos!!!

  2. Qué mal lo debisteis pasar todos. Ella en especial. Me alegro que tuviera un final feliz y mil gracias por compartirlo con nosotros. Yo también tengo fobia por Álvaro así que intento no quitarle ojo porque es un camicace. Ayer, en la pisci de niños de la casa de mis primos, el flotador estaba semi hinchado, no del todo, así que yo, que iba en pantalón, me tuve que meter cuando vi que casi se vuelca. Eso sí, luego estuve fresquita toda la tarde. Pero lo paso mal. Me da pavor que trague agua, que no me entere y le ocurra lo del ahogamiento secundario…. Hemos comprado una mini pisci enana para la terraza pero solo he salido una vez con él. Las avispas me dan pavor y no sé si me atreveré a subir de nuevo. Mientras tanto, el está sin pisci entre semana porque a la comunitaria todavía no hemos bajado….

  3. Que te voy a decir yo Palomini ya hemos hablado de ese beso por las noches.

    Yo me atrevo a aumentar en dos esos bueniiisiiiisimos consejos ( algo algo se)

    Comprar manguitos que tengan dos cámaras por manguitos ( nunca hay dinero mal gastado para la seguridad de los enanos) si se pincha una parte quedan tres. ( los hay en imaginarium unos 7 lerus pero compensa)

    Aprender una rcp básica que se aprende rápidamente y salva vidas !!! el famoso 15 compresiones 2 ventilaciones!!!

    Y eso si, pedirle a los ángeles de la guarda que hagan horas extras.

    Y a disfrutar ( aunque nos cueste)

    Pd: por cierto que niños más monos los del ” y llego el verano” jur jur

  4. Se me ponen los pelos de punta leyendo esto. A mi tambien me sacaron de una piscina, me habia caido dentro y el triciclo encima,en un dia lluvioso q estaba sola afuera,y mi madre me vio por la ventana. Por aquella epoca murio ahogada la hija de Isabel Tocino. Tengo tanto panico que no quiero ir a casa de mis suegros en vera o,hasta que los niños sepan nadar bien,ni dejarles que vayan solos a pasar unos dias. Ellos viven en un chalet con piscina, y bastan cinco segundos de descuido para tener un disgusto, y cualquiera se despista cinco segundos!

  5. Yo lo viví con la hija de unos amigos y es de los momentos más angustiosos de mi vida. Gracias a Dios y a unas circunstancias extrañas (donde también intervino seguro la mano de Dios), la historia terminó bien. Mis hijos se ríen de mi, pero yo controlo a todos los niños propios y ajenos que veo en el mar o en la piscina, no puedo evitarlo

  6. Buf Qué horror… no quiero ni pensarlo

    en la piscina de donde viven mis suegros esta prohibido flotadores hinchables… solo corcho! Nos costó encontrar manguitos de corcho pero lo conseguimos! Y si no los de imaginarium

    soy hija y nieta de marinos. Y siempre me han dicho que al agua, RESPETO SIEMPRE. Pero no miedo, porque el miedo aumenta el peligro

  7. Hola y gracias por la entrada compartiendo la experiencia. Detrás de esta historia y de muchas otras como ésta hay una serie de problemas similares: Falta de supervisión paterna; falta de medidas de protección que impidan que los niños accedan al agua; escasa cultura del riesgo que el agua supone y falta de formación en los primeros auxilios básicos y el protocolo de actuación asequible a cualquier persona.
    Nos duele en el alma que se sigan produciendo estos casos, que se pueden evitar casi al 100% con sencillas medidas. Por favor visiten http://www.ahogamiento.com , ayudennos a difundir el mensaje y sobre todo !ACTUEN!. Pongan en marcha las medidas de protección y aprendan cómo debemos de proteger a nuestros hijos.
    Un abrazo para Lucía.
    Luis Miguel Pascual. Director Técnico de la Escuela Segoviana de Socorrismo, Profesor de AETSAS y coordinador del programa http://www.ahogamiento.com

  8. Yo soy isa, si… La que llegò con un susto terrible a casa de mi amiga a decirle que su hija no respondía…. no me salían las palabras… Desde entonces todos los veranos me acuerdo de ella y le pido a su ángel de la guarda que la cuide, a ella y a todos !!. Es complicado cuando tienes varios hijos y tienes sólo dos ojos…,
    Hay que enseñarles a nadar cuanto antes y nosotros, los padres, deberíamos aprender primeros auxilios!!. Aún así no hay que bajar la guardia…
    Palomi dale un beso a lucía.

  9. uffff, los pelos de punta!!! Alfonso se cayó con año y medio, vestido, no sabía nadar! Yo estaba delante y salté vestida, fíajte que fueron 10 segundo y no se me olvida, asi que no quiero ni imaginarme lo de tu niña…

  10. Pingback: Blogs de papás y mamás: De padrazos, micromachismos y consejos veraniegos

  11. Pingback: Blogs de papás y mamás: De padrazos, micromachismos y consejos veraniegos | Pequecordoba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s