Bonita sinceridad la de los hijos…

Todas las mañanas mantengo una conversación larga y tendida con mi armario.

Al salir de la ducha, lo abro y le digo: “armario, háblame”. Después de unos minutos enfrentada cara a cara con las perchas, aparece un foco de luz sobre una de las prendas. La miro y le digo: “pero qué quieres, ¿que se rían de mí?, sigue buscando”. Y al rato se ilumina otra: en ese caso entrecierro los ojos, y empieza a haber mil combinaciones en las que los pantalones van pasando rápidamente en mi mente hasta que uno se para, luego las chaquetas y luego los foulares. Todo estratégicamente pensado para que la realidad de mis carnes quede lo suficientemente sepultada bajo aquellos ropajes y mis paseos por la ciudad y el trabajo no levanten ninguna mirada indiscreta hacia mis lorzas o mi piel de naranja revenía.

Y creo que disimulo bastante oyes, HASTA QUE resulta que una amable profe le pide a una de tus hijas, LA ASQUEROSAMENTE SINCERA, que haga una descripción de su mamá. Imagino que el resultado es que las mamás de los otros niños leen sus descripciones, echan tres lagrimillas y se funden en un abrazo infinito con sus sutiles hijos preciosos y esto forma parte del nuevo anuncio de Ikea y se convierte en viral en tres minutos.

Pero a mí me pasa esto:

Descripción mamá

Y después de morirme de risa y después de cagarme en su tía Federica (con perdón), decido ponerme a régimen de una vez. Fijaos si me impactó ver los deberes de la niña que lo leí a las ocho de la tarde mientras me merendaba un cola cao con sobaos y se me atragantó tanto que por lo menos hasta las nueve y media no volví a tener hambre.

Reconozco que debo ser la única española de España que pesa 20 kilos más que su marido. Bueno, yo y Caritina Goyanes, pero esa no cuenta, porque es absolutamente guapisísima y además tiene un cátering,  y ¿cómo vas a rectificar de sal si no pruebas todas las delicatesen que haces? Así que ella está justificada.

De momento esta mañana a las 8 de la mañana me he puesto a dieta, y ahora que son las 12:20h. me he visto obligada a dejarlo, porque como hoy he dormido regular he pensado que no es el día para ponerme. Pobrecita yo que he dormido poco.

Mañana volveré a intentarlo. Y ahora me voy a comer, que ya estoy tardando. 😉

Anuncios

10 pensamientos en “Bonita sinceridad la de los hijos…

  1. Jajaja. Por lo menos pone que eres guapa! Mi hermana pequeña, creo que tendría unos 10 años, un día al salir de la peluquería de hacerme mechas, se pasaron poniéndome demasiado rubia y me dijo: “Pareces un tigre!”. La misma que el día que vinieron al Hospital, recién parida de Carlota, ya con 18 años, miró mi tripa con cara “sin definir” y días más tarde, cuando ésta ya me desapareció un poco, me dijo: estás mucho mejor! El otro día parecía que quedaba otro bebé por salir! Seguro que te echaste unas risas al leer la nota de tu hija! 😉

  2. Ay cuñadina querida! ¿Por qué quieres ser más perfecta? Mi maridín querido me dijo una vez algo que se me quedó grabado: lo mejor es enemigo de lo bueno!
    Muakkkkk!

  3. Me parto !!! Mi hija tercera , esta vez después del parto ,como era más consciente ,todos los días me recordaba que aún tenía la barriga gorda( por sí no me había dado cuenta) hasta hace una semana que me soltó : mami ya casi la tienes normal !!! Oye , que alegría me dio!!!!son lo mejor!!

  4. No hija no! No eres la única española. Porque además de pesar más que él cuando di a luz hace año y medio, el muy ****, comiendo los dos lo mismo, él haciendo nada nuevo, y yo dale que te pego en el gimnasio, va, y adelgaza!! co**! Y yo con las mismas lorzas de hace año y medio..

  5. Cómo me ha gustado tu post!!Tu forma de describirlo me ha parecido genial…Me encantan tus katiuscas!!Lasinceridad de los niños está muy sobrevalorada, te lo digo de antemano. Y no, no reres la única que no encuentra donde dejó su cuerpo tras los partos…Ofú…

    Muchos besos!Y muy fan de tus meriendas también, que lo sepas…jajajaja…

  6. Mira, esto está fatal, deberías avisar que la entrada es así, porque yo no puedo estar en la oficina leyendo esto y riéndome “pa´adentro” porque mi jefe está reunido en la sala de al lado, y llorar de la risa “pa´adentro” una aún no lo tiene controlado.
    Ya en serio, qué divertido! pero míralo por el lado bueno “sigue un poco gorda” implica un “pero está en ello y seguro que pronto lo consigue”. Y en cualquier caso, igual no es tú marido el que está un poco delgado? jajajaja.
    Que viva la sinceridad de los hijos!

    Un besazo!

    http://supermumdiaries.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s