Enseñadles a sufrir y serán felices…

Hoy os voy a contar, como os dije que haría, algunas cosas que escuché en la conferencia en la que estuve el sábado. Espero saber hacerlo bien porque a mí me pareció espectacular y tremendamente útil: “Educar a los hijos en el sufrimiento”, impartida por Fernando Sarráis, psiquitra y psicólogo. Creo que merece la pena dedicarle un rato.

 Os cuento algunas ideas:

 – Estamos educando a nuestros hijos para que no sufran. Y esto les está generando miedo a sufrir.

Hay muchos tipos de personas. Nuestros hijos son de una determinada manera de ser. Pueden ser impacientes, envidiosos, celosos, acomplejados, desconfiados, vergonzosos… Si por ejemplo tenemos hijos tímidos, como es mi caso, no podemos evitarles las ocasiones de enfrentarse al miedo de una situación. Que pidan ellos el pan en la panadería, que hablen con la gente, que saluden siempre… Que se hagan valientes. No les solucionemos la papeleta porque no queramos que sufran ni lo pasen mal. Los padres tendemos a eso y, si se lo evitamos, no les estaremos quitando el problema de raíz.

 – Debemos investigar el por qué de los comportamientos. Sarráis hablaba de “la llave” para encontrar la explicación. Es decir: si tu hijo hace una cosa mal no grites y le castigues directamente sin preguntarle por qué lo ha hecho. Investiga el por qué. A veces te puedes llevar sorpresas.

Además, si puedes hacerle esperar un poco para el castigo mejor. Que le dé tiempo a analizar y a entender que lo ha hecho mal, porque cuando hacen algo más y les castigamos rápido, cumplen el castigo y les parece que ya han pagado por lo que han hecho. No les da tiempo a entender y deducir que no deben hacerlo.

 – Muchas veces el miedo a sufrir les lleva a comportarse de forma que no quieren. ¿Por qué te fumaste ese porro? ¿Porque todos lo hacían y si yo me negaba se iban a meter conmigo. Miedo a sufrir. Ayudemos a nuestros hijos a ser valientes, a aceptar el miedo a ser el raro que no hace las cosas igual que todos los demás.

Decía Sarráis con mucha gracia, y por supuesto en broma: “hijo mío, sé porrero si quieres, pero no seas cobarde”.

Las personas que no superan el miedo a sufrir serán inmaduras psicológicamente siempre.

 – Hay que pasar por el gimnasio físico, pero también el psicológico. Estamos siempre haciendo esfuerzos para estar perfectos por fuera pero también hay que analizarse por dentro.

 – La sociedad actual está generando en las personas miedo a esforzarse. Los eslóganes de ahora son todos así: “Adelgace sin pasar hambre”, “aprenda inglés sin esfuerzo”, “apruebe sin estudiar”…

 – Una personalidad madura será sana, equilibrada y feliz. Hay que afrontar los momentos difíciles con alegría y paz, siendo positivos. El que está nervioso en exámenes no tiene mérito. Lo tiene el que no lo está porque domina sus emociones.

 – Claves con respecto a los hijos:

                  – Empezar desde pequeños. No dejemos que nos digan que están cansados, que se aburren, que tienen hambre o sed… no hace falta ir siempre con la botellita de agua detrás de ellos. Pueden aguantar y si lo hacen y sufren un poco, les estamos haciendo fuertes. (Hoy ya he empezado a ponerlo en práctica. Suelo esperar con ellos en la parte de sombra de la acera en los semáforos y hoy me he puesto ahí en la solana…)

                  – Aprendizaje vicario, por imitación. Aprenderán de lo que nos vean hacer a nosotros.

                  – Que les cueste conseguir las cosas. Que se esfuercen por alcanzar lo que quieren.

                  – Que les achuchemos (aunque sean mayores): si tienen cariño en casa, no lo buscarán fuera, donde no deban.

                  – Que les digamos continuamente que les queremos hagan lo que hagan. Amor incondicional. Así no tendrán miedo a defraudarnos y no tendrán que recurrir a engaños, mentiras, ni excusas.

Finalmente dijo una cosa que comparto absolutamente. Con respecto al aprendizaje vicario, por imitación, NO MINTAMOS DELANTE DE LOS NIÑOS. Detrás tampoco, pero delante de ellos ni una mentirijilla. Lo comparto porque creo que nunca podremos exigir a nuestros hijos que nos digan la verdad si ellos nos ven mentir a nosotros, aunque sean mentiras “piadosas”

 El otro día me paró un policía con el coche y me dijo que llevaba toda la rotonda con el móvil en la mano. Yo le contesté que tenía toda la razón.

El policía me dijo que no era normal esa reacción de aceptar la verdad y que todo el mundo mentía.

Por supuesto me cayó multón y tres puntos menos pero los niños vieron que yo no mentí y cuando arranqué uno de ellos me dijo: “mamá, tú nunca mientes”, (alguna vez sí, no os creáis, pero nunca nunca les miento a ellos). Me quedé tan contenta que la multa me dio igual, sobre todo porque entre todos empezaron a hablar de abrir sus huchas (que debe reunir en total unos 50 céntimos) y dármelo para pagar la multa. Qué ricos…

 

 

 Imagen

 

Por si alguno quiere profundizar… “Madurez psicológica y felicidad”. Compensa. 

¡¡Un beso!!

Anuncios

22 pensamientos en “Enseñadles a sufrir y serán felices…

  1. Sólo por eso te deberían haber perdonado la multa o por lo menos los puntos.
    A no ser que el colega viniera de la misma conferencia y empezara a ponerla en práctica contigo. ..

  2. Cuánta razón tienes en todo…. Pero es tan difícil!!!! Cuando veo sufrir a mis hijos se me parte el alma… Y muchas veces no lo soporto y…. Pero es verdad, tenemos que esforzarnos por su salud mental. Gracias palu por hacernos ver más allá. Por cierto, mi josito sería de los que también abriría su hucha!!!
    Besos

  3. Muchas veces las personas que tenemos a nuestro alrededor no nos dejan hacerles sufrir. Yo soy de las que piensan que cuanto más autónomos mejor. Pero siempre llega la famosa frase: “pero si aún es muy pequeño. ..”

  4. Súper-interesante todo lo que cuentas de la conferencia, Palu, gracias por compartir!!! Y tus hijos, qué ricos por favor, tienes que estra orgullosa de ellos!!!!

  5. Me ha encantado el post!!! Tienes toda la razón, hay que dejar a los niños que vayan aprendiendo solos , pero cuesta tanto!! De vez en cuando tienen q sufrir un poco para valorar más las cosas y el cariño que reciben. Un beso!!

  6. Qué difícil el límite entre “no les paso ni una” y creerte el mejor educador a “pobritín es muy pequeño”… pero ahí está la gracia de ser padres…Gracias por compartir la conferencia.

    • Una vez le pregunté al padre de unos niños que conocí y que me parecieron especialmente bien educados, qué había que hacer para conseguirlo. Él me dijo: miel y zanahoria. Pero mucha zanahoria. Es decir, educación estricta, con mucho cariño, pero estricta. Creo que, como dices, hay que encontrar el punto medio y es muy complicado. Pero efectivamente también nosotros estamos aprendiendo. ¡Gracias, Luis!

  7. Muchas gracias por compartir cosas tan interesantes, me hiciste pensar mucho y voy a reajustar algunas cositas en casa, porque lo confieso: soy de las que va con el agua, el gatorade y lo que haga falta por los niños..y se va a acabar. Gracias y saludos

  8. Estoy de acuerdo contigo en varias cosas que dces respecto a los hijos: sobre todo en que hay que darles todo el cariño que nececitan y en que no se debe nunca mentirles ni mentir delante de ellos..estoy de acuerdo en que con los niños(y con los adultos )hay que predicar con el ejemplo..Tambien estoy de acuerdo en que “tienen que esforzarse un poco” para conseguir las cosas …
    Pero discrepo completamente contigo cuando dices:” Empezar desde pequeños. No dejemos que nos digan que están cansados, que se aburren, que tienen hambre o sed… no hace falta ir siempre con la botellita de agua detrás de ellos. Pueden aguantar y si lo hacen y sufren un poco, les estamos haciendo fuertes. (Hoy ya he empezado a ponerlo en práctica. Suelo esperar con ellos en la parte de sombra de la acera en los semáforos y hoy me he puesto ahí en la solana…)
    Creo que es bueno que expresen sus sentimientos y creo incluso que hay que fomentar que expresen todo lo que sienten y que lo digan abiertamente, sin disimulo..Creo que es bueno que digan que estan cansados cuando estan cansados o que digan que se estan aburriendo si se estan aburriendo..tambien veo normal y bueno que digan si tienen sed..o si tienen hambre..pienso que es fundamental que se sienten escuchados cuando expresan sus sentimientos y estoy convencida que no debemos sentirnos “padres sobreprotectores” o sentirnos culpables de “maleducarlos” , por querer resolver rapidamente esos pequeños problemas..( yo seguiré yendo con el agua, con los bocatas y con todo lo que considere necesario para parsarlo bien en el parque….tambien seguiré esperando con ellos en la parte de sombra de la acera en los semáforos….porque de verdad : no creo que haga falta “enseñar a sufrir un poco a los niños”..para convertirles en adultos fuertes..responsables..sinceros..abiertos y felices…Mas bien pienso que es contraproducente hacerlo).

    • Pues te agradezco muchísimo tu comentario y tu sinceridad.
      Y yo también estoy de acuerdo en que es bueno que expresen todo lo que sienten, ojalá consiguiéramos eso de ellos siempre porque luego en la adolescencia sería todo más fácil… Y aunque creo que no debe haber extremos en nada de esto, yo sigo pensando que serán más felices si aprenden a no tener todas sus necesidades cubiertas en el acto, creo que aprender a aguantar, ceder, compartir, etc. tiene un entrenamiento desde niños. Pero me alegro de que pienses distinto y lo expreses con claridad. Eso me encanta! Gracias y un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s