La fashion jerga de los titis

Esta mañana me he despertado y me ha parecido oír a dos de mis hijos decir que algo había “petao”. ¿Petao?. Petao.

Para no hacerles ver que no tenía ni remota idea de qué estaban hablando, me he espabilado y he intentado buscar el significado de la palabrita en el intenné. Y me encuentro con lo siguiente:

– Puede ser que alguien esté petao, y quiere decir que está cachas.

– Un sitio petao, quiere decir que está hasta arriba de gente.

– Que algo ha petao puede querer decir que se ha roto o que está teniendo muchísimo éxito. Vamos, que 7 pares de katiuskas está petando en las redes… 😉 .

– También hay quien peta granos… y hasta hay videos en youtube de cómo petar uno gordo. iiiuuuuu, qué asquito…

– Y si le das golpes repetidamente a una puerta, estás petándola.

Vamos… que qué chungo. Mis hijos empiezan a petar su vocabulario. Y yo que todavía me acuerdo de las cosas que me decían y con las que se me caía la baba…

Por ejemplo:

– En mi casa se cenaban “sacudías” verdes. Las judías debían estar en casa del vecino.

– Cuando querían mortadela me pedían una “concha” no una loncha.

– Si tenían frío me pedían que les pusiera encima del pijama una “corbata”, en vez de la bata.

– Venían sudando y me decían: ufff, estoy “saludando” mucho .

– Cerraban las ventanas y las “personas”. Las persianas en casa no existían.

– Saltaban a la “patatoja”

– La parte de atrás del coche era el “maletín” y no el maletero.

– Se ponían el “pifana” después del baño.

– El aparato de la boca era el “abarato”, cuando precisamente barato no era.

– La rubia por excelencia me señalaba sus músculos del brazo y me decía que estaba “forzada”.

– Las niñas eran “saltas”. Debe ser que como les decían: “estás alta”, ellas unían.

De lo que más me gusta es cuando utilizan un sustantivo para hacer un verbo:

                – “Mamá, ¿me mantes?”

                – “¡Te voy a pistolar!”

O cosas tan insignes como estar comiendo langostinos con mayonesa y pedirnos “escarabajos con vanesa”, o darnos la tostada para que le pongamos “mermelada de Álvaro y Coque”.

Nos gustaban tanto estas palabrejas que no corregíamos ninguna… ya las van cambiando ellos solos.

Lo que pasa debo concienciarme de que tengo que ir cambiando el chip. Quizá ya no deba seguir llamando GORDI a mi hijo de 11 años. Porque además está muy DELGADI. Todavía no me han dicho nada de que les importe pero estoy segura de que pronto llegará un “mamáááááá” acompañado de cara avergonzada. Esas que cada vez son más frecuentes.

Así que esta noche, cuando estén en su habitación armando follón voy a ir y les voy a decir:

“Colegas, así nones. No penséis que soy antichévere, que voy a lo bien. Vosotros sois buñuelos y tenéis que saber que las peques están out y yo estoy un pelo down porque me estáis torrando. Me estáis poniendo paila. No seáis coscorria, que hay tanta labia por aquí que estáis echando carreta , tól día de farra. Además aquí hay un gediondo… Qué seba. Venga, no subáis más los vidreos, que sé que sois severos y nada ratas. Me piso. Nos pillamos”.

¿¿¿Que no lo habéis entendido??? Pues así mal, no estáis en la onda… 🙂

Por cierto, mucho mucho cuidadín con esto que os he contado. Mi madre un día fue donde estaba uno de mis hermanos con todos sus amigos y le quiso decir “aquí os giran los tachines” (“os huelen los pies”, en plan molón) y dijo: “OS GIRAN LOS CATAPLINES”, de lo cual, lógicamente, todavía nos estamos riendo.

¡Besos!

(Siento no haber puesto el post el domingo. Acabé mi fin de semana con fiebre y no pude dar más de mí…)

 

Anuncios

13 pensamientos en “La fashion jerga de los titis

  1. Definitivamente yo estoy fuera de onda. La última de mi hermana pequeña fue: Va Mer, ve y comprate un perro. Lo que traducido al mundo treintañero es lo mismo que decir: Va Mer, dejame en paz. ;-).

  2. Y aquí en el sur, una que se mueve mucho por todo tipo de ambientes debido al trabajo, ( nada ilícito eh) se estila mucho la siguiente ” delicatese”:
    Hi home, no ni ná.
    Eci: si hombre , como que no es nada? 😳

    • Piennnna gruesa, esa es como unas amigas de Granada (a las que quiero un montón) y la señora que trabajaba en su casa les puso en el bote de café: “Café, pa sé en cafetera”, que leído rápido queda clarísimo!! jajaja. Besos

      • Claro que lo estás petando! esa si que la sabía, lo demás que has puesto después… bo! ni idea…
        Buenísimo me encantan las ocurrencias de los niños… y lo de los cataplines!! genial!! jajajja
        y es que… nuestra Gloria era muuuu grande! y tendríamos para hacer un libro gordo muuuuy gordo. Me encantaba que comprara “quilinguis” y “ni fú ni fá” 🙂 entre otras cosas
        Besos!

  3. Jajaja yo definitivamente estoy “out”, porque no me he enterado de nada… jajaja!!! A ver si mis hijos se hacen un poco mayores y me modernizan!! (yo ando todavía en la etapa de “la pamiposa” por “la mariposa”; “el árgol” por “el árbol” y “he decido” por “he dicho”!!) 😉
    Un beso y que te recuperes!!!

  4. ¡¡Muchas gracias!! Todavía estoy un poco chunga pero poco a poco… La verdad es que yo estoy mezclando los vocablos de los mayores con los ajós del Bollu, así que tengo una mezcla…. Pero da pena que crezcan y dejen de decir que han “hacido” un dibujo… ¡¡Disfruta!! Un beso, Elena.

  5. Es una delicia cuando los niños sueltan ese tipo de “perlas” aún con mi peque sigo disfrutando de ellas de vez en cuando. Mi hijo un día de peque me dijo que se ponía a “dieto” que según él era la dieta de los chicos..buenísima la anécdota de los cataplines.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s