Por ejemplo… ¡¡LAS NOCHES!!

Esta es una de esas preguntas que nos hacen mucho: “¿qué tal las noches?”, “porque si yo no duermo y sólo tengo uno…”

Pues jopetas, la verdad es que yo tiendo a decir que bastante bien pero una vez que he escrito este post y lo he releído pienso que soy optimista porque la verdad, las noches son intensas cuando menos.

Para empezar tenemos al bollu, búho como su madre y juerguista donde los haya. (No me puedo imaginar cómo será cuando tenga 17, que Dios nos coja confesaos). Su momento de mayor felicidad y éxtasis es alrededor de las diez de la noche. Tiene ataques de risa descontrolada y además te busca y te incita para que le hagas cosquillas y por supuesto lo consigue. Así que cuando se duerme ya son las 22:30h. o así.

Luego, al ratito, aparece por el salón nuestro sonámbulo particular. Llega, muy concentrado, y hace su vida. Nosotros miramos muy atentos cuáles son sus pasos porque… suele creer que está en el baño y… como no se puede despertar a los sonámbulos, normalmente acabamos recogiendo un pis en medio del suelo del salón o donde haya tenido a bien hacer una paradita. Pero bueno, esto lo tenemos pillado: Muju le coge cariñosamente, y le acompaña a la cama otra vez, ante las carcajadas inexplicables del susodicho.

Y luego ya, tirando a tarde y después de que yo haya escrito y programado mi post del día siguiente, (esto quiere decir que ahora mismo es la una de la mañana del miércoles), nos vamos a la cama.

El rato en el que estamos durmiendo también tiene su aquel. Alguna vez hay que bajar a dar agua al que tose (o recoger vómito si tiene mucha tos 😦 ) , el biberón a las cuatro o cinco de la mañana del bollu es obligado (claro, esos muslos no se mantienen así como así) pero lo más curioso que nos pasa en casa es que nosotros nos dormimos en nuestra cama dos y amanecemos cuatro o cinco, variable según el día. Yo sé que eso no debería permitirlo pero, sinceramente, a las cinco de la mañana no nos quedan fuerzas educadoras y tampoco me preocupa, porque no conozco ningún maromo de 23 años que siga durmiendo con sus padres, así que… si encuentran espacio bienvenidos son. Lo más meritorio de esto es que para venir a nuestro cuarto tienen que subir las escaleras pero no les supone ningún problema, van apareciendo con sus almohadas, (ya han aprendido que el espacio se hace pero la almohada es limitada), así que vienen con los útiles necesarios y se van colocando donde pueden. 

La verdad es que es increíble que no estemos totalmente contracturados el Muju y yo, porque hay algún día que nos despertamos encogíos, durmiendo de canto, con el codo de una rubia en el estómago, el bollu tirándonos del pelo (graciosa costumbre…) y para colmo entre todos respetando la silueta del charco de alguien que bebió mucha agua y se le ha escapado el resultado de la digestión de la misma, e inconscientemente entre sueños buscamos la manera de evitarlo para no mojarnos. Un cromo. 🙂

Después de leer esto algunos ya no se quejarán, ¿¿¿eh??? Jajaja

¡Un beso y hasta mañana! 

Imagen

Algunos inquilinos…

 

 

 

 

Anuncios

14 pensamientos en “Por ejemplo… ¡¡LAS NOCHES!!

  1. jaja, pues sí que tenéis mérito… bueno, y aunque por las noches todos durmieran del tirón cual benditos, sólo por tener 7 hijos y los días tan intensos que tenéis que tener, ya tenéis mucho mérito!!!! Oye, lo del sonámbulo me alucina, a mi hermano le pasó eso un par de veces y es tremendo,jaja… Yo reconozco que soy una suertuda, duermen desde los 4 meses del tirón y es rara la noche q se despiertan (cdo están enfermos, alguna temporada de salida de dientes), es más, Alfonso no sale de la cama si no vamos a buscarle,jajaja… y Rafa por el momento no puede salir de la cuna 😉 Para ellos, dormir es un placer, y yo me alegro!

  2. Paloma buenísimo el post de hoy!!!yo creo que al final uno se acostumbra ya a dormir menos horas !! De hecho algún día ( muy muy rAro) cuando se da la circunstancia de que no hay pequeños sonámbulos ni lloros nocturnos ya no soy capaz de dormir más allá de las 9!!😩

  3. Me ha encantado tu entrada hoy, Paloma!!!

    Para mi, no es que no me moleste dormir con mis hijos, ¡¡¡es que para mi es un placer tremendo!!! Sentir sus cuerpecitos a mi lado, oir su respiración, ver sus caritas de ángeles mientras duermen… (que cuando se despiertan pasan a ser caras de “diablillos” jeje)

    Desde que nació mi hija, hace 6 años, practicamos el colecho; primero sólo ella, cuando nació su hermano (4) le hicimos un huequito, y ahora que tenemos al bomboncito (12 meses) le hemos hecho un lugar de honor porque se despierta mucho y lo más rápido y cómodo para calmarle y volverle a dormir es tener la teta cerca… Eso sí, nuestra habitación parece un tetris, de tanta cama pegada una a otra…

    Y a mi tampoco me preocupa, porque cuando tengan 15, 16 ó 17 no querrán ni acercarse por allí… asi que hay que aprovechar mientras se pueda!

    Un besazo y buenas noches!!!

  4. Y yo que estoy asustada porque voy a tener el primero… Pero es leerte y todo me parece más sencillo y lo que es mejor, se os ve tan felices… Te seguiré de cerca! Un besazo

  5. Jejeje Paloma me he reído mucho con este post,en algunas cosas me he visto totalmente reflejada! Aunque claro con la mitad de inquilinos…

    Sigue así. Un besito

  6. He descubierto hace poco tu blog y me encanta como describes las situaciones cotidianas ….. Y lo de las cama un placer que se vengan y achucharlos un poco sin que se enteren :).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s