El ratoncito Pérez

¡AVISO! ESTE POST NO ES APTO PARA MUY MENORES… 😉

A veces la capacidad de creer de los niños me da una ternura…

Una profe de su cole, que se apellida Pérez, les dice a todos los niños que es tía del ratoncito y en mi casa lo creen a pies juntillas. Al igual que hay otra que se apellida Mc Donald y todos esperan que un día aparezca con un camión cargado de hamburguesas.

Con respecto a este tema, yo tengo varios truquitos que sigo y os los cuento, por si alguno os puede servir:

– La primera no es mía, es de una amiga, y yo se la he copiado. La idea es decir a los niños desde el principio que el ratoncito viene cuando se caen los 8 primeros dientes. Esto es porque cuando tienen 12 años la cosa ya es un poquito ridi… y además, en mi caso con más razón, porque a los mayores en unos años les estarán quitando las muelas de juicio en el dentista y el bollu estará nervioso porque les venga esa noche el ratoncito Pérez y ¡cómo se lo explicas!, así que… Me parece muy práctico.

– Dos: Ten un alijo de regalitos escondidos en casa, nunca se sabe cuándo una chuche (o el movimiento brusco de una rubia deseosa de regalo) puede acelerar la caída del diente y los pequeños saltamontes no entienden de “el pobre ratoncito tiene muchos pedidos y no le ha dado tiempo”…

– Tres: No nos pasemos regalando. Son muy pequeños y el regalo debe ser proporcional a ellos. Si empezamos con grandes cosas, qué esperarán para su cumple y ¡qué esperarán en reyes!. Yo siempre les meto un detallito y alguna monedilla de 20 o 50 céntimos y los pobres, que no ven una moneda a leguas, flipan.

– Cuatro y último: TEN EN CASA UN DIENTE ANTIGUO DE REPUESTO. Aunque sea muy asquerosillo, yo tengo uno y si pierden el que se les ha caído, para que no les dé un ataque al corazón pensando que el ratoncito va a pasar de largo, siempre lo cojo corriendo, hago como que busco y…. ¡¡aquí está, menos mal!!…

Justo esta noche mi ratoncita interior tiene que salir a relucir por una muela caída. Creo que volveré a comprar gomitas de colores, ya que no damos a basto: el otro día les dije a los niños que quería comprarles una pulsera que me gustaba y me dijeron con cara de pena: “lo siento mamá, es que esto es un pedido”… 🙂

Casi muero de ternura al encontrar esto debajo de la almohada de mi niño de 7 años...

Casi muero de ternura al encontrar esto debajo de la almohada de mi niño de 7 años…

Anuncios

3 pensamientos en “El ratoncito Pérez

  1. Encontré tu blog porque una seguidora me escribió diciéndome que podía gustarme. Y me encanta.
    Me siento muy identificada con muchas cosas de las que cuentas. Yo tengo cinco hijos (sólo cinco), y en mi casa se repiten muchas de las escenas que describes.
    Enhorabuena por tu familia y por tu trabajo en este blog.

    Por cierto, me encantó la idea del diente de repuesto! Tomo nota.

    Laura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s